fbpx

Más Madrid acusa al Gobierno de Almeida de mentir a la oposición y a la ciudadanía al ocultar la estafa de los contratos con comisiones millonarias 
 

  • El concejal Miguel Montejo ha llevado a la Comisión de Hacienda y Personal, Economía, Innovación y Empleo las mentiras y despropósitos del PP sobre los contratos: test defectuosos que hubo que tirar, guantes que costaron un millón de euros y mascarillas que la autoridad sanitaria ordenó retirar  
     
  • Más Madrid confió en la ética del Gobierno de Almeida durante la emergencia derivada de la pandemia para que la empresa de servicios funerarios realizara las compras del material sanitario y el resultado ha sido una estafa de seis millones de euros ocultada durante un año y medio 
Fachada del Palacio de Cibeles el 20 de marzo con la bandera de 'Gracias'.

Madrid, 18 abril 2022 

Unos test defectuosos que hubo que tirar a la basura, unos guantes que, entre pago y pago, costaron al bolsillo de los ciudadanos un millón de euros, y unas mascarillas que también hubo que retirar de la circulación por orden de la autoridad sanitaria. Un cúmulo de hechos gravísimos, que la Fiscalía Anticorrupción investiga desde hace un año y medio y que el Gobierno de Almeida ha ocultado, permitiendo la estafa y el blanqueo de capitales y, posiblemente, el alzamiento de bienes municipales y de donaciones privadas. Con esta contundencia ha interpelado hoy el concejal Miguel Montejo a la delegada de Hacienda y Personal, Engracia Hidalgo, en la comisión del Área, sobre el pago de comisiones millonarias a Luis Medina y Alberto Luceño en los contratos de emergencia realizados por el Ayuntamiento de Madrid.  

“Ha traicionado la confianza que le dimos”, ha subrayado Miguel Montejo, para quien la gestión de Hidalgo como responsable de las arcas municipales ha estado marcada por las mentiras a la oposición y a la ciudadanía y por la ocultación e inacción. Incluso, ha añadido el concejal, los test, “contrariamente a lo que dijo en televisión, hubo que tirarlos”.  

Más Madrid ha reprochado que ahora ya se sabe cómo se ejecutaron los contratos “y sabemos que, al menos, una de sus compras tuvo dos intermediarios que se llevaron seis de 12 millones euros y que se ocultó deliberadamente”. Un estilo de gestión, ha incidido Montejo, de simulación de buena y diligente administración de lo público, igual que pasó con la liquidación del presupuesto, con la memoria de contratos o con los contratos menores. 

El concejal de la fuerza mayoritaria de la ciudad de Madrid ha criticado que el Gobierno de Almeida no denunciara la estafa, ni siquiera ordenara que se registraran los contratos de la empresa funeraria. Además, ha recordado que el convenio suscrito desde Hacienda con la funeraria se justificaba en “conseguir el precio más ajustado en virtud de la magnitud de las compras, cuando en realidad el contrato malayo fue, de lejos, el más caro de España”, según el Tribunal de Cuentas. A pesar de esto, de que los intermediarios que se llevaron unas comisiones millonarias no tenían nada de altruistas, el PP no hizo nada, “salvo  implorar que Anticorrupción archivara sus investigaciones para que no se supiera que los comisionistas fueron introducidos por el mismísimo Martínez-Almeida”. / 

Menú