fbpx

Más Madrid denuncia que el barrio de Las Letras se queda sin biblioteca por culpa del Gobierno de Almeida 

  • La concejala de Más Madrid Pilar Perea ha criticado hoy que casi un año después de lo aprobado en el Pleno del Ayuntamiento, el Gobierno de Almeida incumple dicho acuerdo y, en vez de hacer una biblioteca demandada por sus vecinas y vecinos en el edificio de Prado, 30, ha decidido hacer un centro cultural 
  • El barrio de Las Letras carece de biblioteca y sería una oportunidad para las vecinas y vecinos del barrio, sobre todo para que la comunidad escolar del CEIP Palacio Valdés y las personas mayores del barrio dispongan de salas y espacios para el desarrollo de actividades
  • Para la edil de la fuerza mayoritaria en Madrid, Almeida debería escuchar las necesidades de la ciudadanía y hacer una biblioteca con todo tipo de actividades culturales y de ocio, con mucha vida, capaz de servir de puente entre los avances tecnológicos, la cultura y la ciudadanía, con un personal suficiente y especializado 
Edificio Prado, 30 con Gobernador

Madrid, 15 febrero 2022 

El barrio de Las Letras se queda sin biblioteca. Casi un año después sin noticias del  acuerdo de Pleno para que el edificio municipal del paseo del Prado, 30 albergue una biblioteca municipal, el Gobierno de Almeida ha decidido que las vecinas y vecinos no van a contar con esta dotación tan demandada y necesaria. La concejala de la primera fuerza política de la ciudad Pilar Perea ha reclamado hoy al PP que atienda de manera inmediata las necesidades de la ciudadanía y ha recordado que el barrio de Las Letras, a pesar de su nombre, no tiene ninguna biblioteca.  

Pilar Perea -que ha planteado el asunto en la Comisión de Cultura y Deportes- ha denunciado el incumplimiento por parte del Gobierno de Almeida de lo aprobado en el Pleno de abril de 2021. “Las Letras necesita una biblioteca y ahora el PP ha decidido que sea un centro cultural”, ha criticado la concejala, para quien esto supone “una muestra más de la caótica gestión de este alcalde, al que las vecinas y vecinos no le importan absolutamente nada”. De hecho, antes del cierre de Medialab Prado, hace un año, el barrio contaba con este centro cultural (que funcionaba como plaza pública, ludoteca y salas de reuniones). Por eso, el vecindario reclamaba un nuevo centro de salud (para sustituir al de Alameda) y una biblioteca en Prado, 30 (que nunca va a existir).   

La concejala de Más Madrid ha exigido del Área de Cultura un posicionamiento firme por los equipamientos culturales de proximidad y que atienda las necesidades del barrio, cuyos residentes deben ser compensados de los impactos negativos que supone la presión turística que sufre la zona para su calidad de vida. Para Pilar Perea, es fundamental que la tipología de equipamiento cultural para Prado 30, como quieren las asociaciones de vecinos, sea una biblioteca gestionada por la dirección general de Bibliotecas.  
 

A juicio de Más Madrid, el Gobierno de Almeida debe dar cumplimiento al acuerdo plenario de manera urgente haciendo uso de la partida reservada a tal efecto en el Presupuesto del Ayuntamiento para este año. “Hay que acabar ya con el sinsentido histórico de que el denominado barrio de Las Letras no cuente con una biblioteca”, ha afirmado Perea.           

Además, la fuerza que lidera Rita Maestre ha instado a que el Área de Cultura se reúna de forma inmediata con vecinos y AMPAS de la zona para iniciar un proceso de diseño participativo de la biblioteca, siguiendo el modelo empleado para definir la biblioteca de San Fermín.   

Un concepto de biblioteca renovada y con vida 

Para la concejala de Más Madrid, esta biblioteca sería una oportunidad para las vecinas y vecinos del barrio, sobre todo para que la comunidad escolar del CEIP Palacio Valdés y las personas mayores del barrio dispongan de salas y espacios para el desarrollo de actividades. 

El planteamiento de la fuerza mayoritaria en el Pleno del Ayuntamiento es que la nueva biblioteca del barrio de las Letras sea “una biblioteca renovada, que ofrezca toda clase de actividades culturales y de ocio para la ciudadanía, con mucha vida y conexiones tanto con el barrio como con otras entidades, capaz de servir de puente entre los avances tecnológicos, la cultura y la ciudadanía, con un personal suficiente y especializado en una diversidad de materias y técnicas”, ha detallado Pilar Perea.  

En este sentido, ha recordado los términos del Plan Estratégico para la red de bibliotecas públicas del Ayuntamiento de Madrid 2017-2020: “Las bibliotecas son espacios privilegiados para canalizar y conectar los variados recursos culturales de los barrios de Madrid y darles reconocimiento y valor. No solo dan servicios culturales, sino que detectan y acogen intereses y realizaciones que ahora mismo no tienen fácil cabida en otros ámbitos. Las bibliotecas son lugares de encuentro entre la cultura y la ciudadanía, abiertos y hospitalarios. No son neutrales, sino que dan valor a lo que tocan, el valor de la cultura, y pueden movilizar minorías activas en todo el territorio social y geográfico, capaces a su vez de extender y ampliar el impacto del trabajo bibliotecario. Para ello, hay dos formas básicas: la primera es acoger y dar valor a los recursos tanto internos como del barrio y de la ciudad; la segunda es promover e integrar en la vida de la biblioteca y en su gestión la participación ciudadana.” 

Contenido acuerdo Pleno Ayuntamiento 

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó en su sesión plenaria de 27 de abril de 2021 “Acordar que el edificio municipal sito en Paseo del Prado número 30 se considere idóneo para albergar una biblioteca municipal.” Dicho acuerdo se justificaba en los siguientes términos: “ante la constante pérdida de equipamientos y recursos vecinales del madrileño distrito de Centro y, dado el tamaño del edificio en cuestión, también coinciden con las demandas de la ciudadanía en relación con la necesidad de dotarlo de un espacio vecinal cultural que albergue cuando menos una biblioteca municipal.” / 

Menú