fbpx

Más Madrid exige la retirada de la Ordenanza de Movilidad: los únicos que ganan son los coches y la contaminación

  • La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, ha sido contundente al explicar lo que supone la Ordenanza que hoy aprueba la Junta de Gobierno: “No solo no se avanza, sino que Almeida nos estafa al hacernos retroceder al siglo pasado. Madrid Central no solo no crece, se suprime”
  • Rita Maestre ha denunciado que a lo que ha sido la zona de bajas emisiones más eficaz de Europa podrán entrar 50.000 coches más a diario, un 40% más de los que entraban ahora. Más Madrid votará en contra de esta Ordenanza, cuya retirada ha pedido en repetidas ocasiones
  • “Todo el mundo sabe que Almeida tiene la peor política de movilidad de Europa y cuando el mundo pide ser ambicioso en el cuidado de la salud y el medio ambiente, el alcalde de los tubos de escape nos aboca a más humo, más contaminación, más ruidos”, ha sentenciado la portavoz de Más Madrid

Madrid, 20 de agosto de 2021

“Con la aprobación de esta Ordenanza de Movilidad, los únicos que pueden estar de enhorabuena y que salen ganando son los coches y la contaminación. Almeida nos hace retroceder al siglo pasado, demostrando que es el alcalde con la peor política de movilidad de toda Europa, la movilidad de los tubos de escape y la contaminación. La portavoz de la fuerza mayoritaria en Madrid, Rita Maestre, ha sido hoy contundente al explicar el “desastre” que supone la Ordenanza que aprueba la Junta de Gobierno de la ciudad. “No solo no se avanza, se retrocede a los 80; no solo no crece Madrid Central, sino que se suprime”. Con esta Ordenanza, ha remarcado, el alcalde Almeida pone en grave riesgo la salud de la ciudadanía (Madrid ya lidera el ranking de las ciudades europeas con más muertes por contaminación).  

Rita Maestre ha vuelto a subrayar que Más Madrid votará en contra de una medida que no se ha negociado ni consensuado con la oposición, a pesar de ser crucial para la movilidad y el medio ambiente de la capital, y que supone el fin de Madrid Central: “con la eliminación de la zona más eficaz de bajas emisiones de Europa, que era el objetivo del alcalde Almeida desde hace más de dos años, entrarán a diario 50.000 coches más de los que entraban hasta ahora, es decir, un 40% más de vehículos”.

Justo hoy se ha conocido que Madrid cae 8 puntos en la clasificación de calidad de vida de las grandes ciudades de la prestigiosa publicación Monocle por su  mala calidad del aire y las políticas de tráfico rodado del Ayuntamiento. Nuestra ciudad, según la valoración de la revista, está envuelta en una atmósfera de creciente toxicidad. En 2015, la capital ocupaba el puesto 16, durante el mandato de Manuela Carmena ascendió ocho puestos y ahora, con Almeida, ha vuelto a caer hasta el puesto 16. Este es el Madrid de Almeida, que condena a su ciudadanía a más contaminación y a más enfermedades. 

Nuestra calidad de vida, nuestra salud, nuestro aire, nuestro medio ambiente va a empeorar porque tenemos un Gobierno con un alcalde que vive en los años 80, ha afirmado la portavoz municipal de Más Madrid. 

La Ordenanza entra ahora, durante diez días, en periodo de enmiendas, en el que Más Madrid presentará una a la totalidad y enmiendas parciales, una vez analice el texto final que apruebe inicialmente la Junta de Gobierno. El grupo municipal, que ha pedido la retirada de esta Ordenanza en repetidas ocasiones, votará en contra de la misma. 

Para Rita Maestre, no es cierto que con la ordenanza de Almeida se mantenga el Madrid Central del mandato anterior, al contrario, Almeida le da un “bocado” enorme y lo que el alcalde pregona como la “zona de bajas emisiones más grande de Europa” afectará solo a los coches con etiqueta A, un 2,2% de vehículos en 2023 y menos del 5% hasta 2025 (promete para 2025 lo que ya es una realidad en ciudades como Barcelona o Milán). Sin limitar el tráfico de paso ni ganar espacio para peatones, bicis y transporte público. 

Cuando el mundo entero pide ser más ambicioso en el cuidado del medio ambiente, en medio de una verdadera emergencia climática, Almeida recorta y suprime Madrid Central -un ejemplo para las ciudades españolas y europeas, que están replicando la creación de zonas pacíficas de tráfico- para empeorar la salud de sus vecinas y vecinos. 

Madrid Central por 12

Madrid Central es la zona de bajas emisiones puesta en marcha en el mandato anterior que redujo la contaminación un 22% en el centro y un 10% en la ciudad.  El transporte público subió un 5%, bajó el uso del coche, disminuyó el ruido y se posibilitó la peatonalización de más de 20.000 metros cuadrados ganados al vehículo privado, dando el protagonismo a las personas, con más espacio peatonal y estancial y más árboles. Un ejemplo para decenas de ciudades españolas y grandes capitales como París y Londres. 

La propuesta de Más Madrid, presentada el pasado mayo, pasa por la ampliación de Madrid Central a los ocho distritos de Madrid situados dentro de la M-30: Centro, Arganzuela, Retiro, Salamanca Chamartín, Tetuán, Chamberí y parte de Moncloa-Aravaca. Supondría multiplicar por 12 la superficie de Madrid Central, pasando de 472 a 5.890 hectáreas, y extender su modelo a todo el interior de la M-30.

Los ejes principales de Madrid Central son la eliminación del tráfico de paso y el mantenimiento de los viajes necesarios para la actividad de la zona, como residentes, servicios, reparto, comercios, taxis, acceso a aparcamientos, etcétera. A ello, se suman criterios tecnológicos para evitar el acceso de los vehículos más contaminantes (tipo A), excepto residentes y personas con movilidad reducida, y permitir en cambio los más limpios (etiquetas Eco y 0). 

Madrid Central se multiplicaría por 12, pero sus beneficios todavía más. En concreto, la ampliación de Madrid Central supondrá una reducción del 25% de los coches y una reducción de más de 2.000 toneladas de dióxido de nitrógeno, el gas que más muertes evitables causa en Madrid. /

Menú