fbpx

Más Madrid exige que se anule el fallo del concurso de Clesa y reclama la titularidad y la gestión municipal del edificio 

  • La concejala Pilar Perea ha recordado que el fallo del concurso “no es vinculante, el Ayuntamiento no está contractualmente obligado a ceder la parcela al ganador, ni siquiera a compensarle económicamente si la negociación no prospera” 
     
  • La primera fuerza política de la ciudad no renuncia a conseguir que la antigua fábrica de Clesa, un espacio de gran valor arquitectónico y cultural, se convierta en una dotación pública para las vecinas y vecinos de Fuencarral-El Pardo  
     
  • El ganador es el proyecto menos respetuoso con el edificio y el actual propietario de los terrenos forma parte del equipo premiado. “Gracias a la pésima gestión de Almeida, Metrovacesa hace un negocio redondo a costa de los madrileños, se queda con la edificabilidad que permitía que la fábrica fuera pública y con el inmueble” 
Edificio antigua fábrica de Clesa

Madrid, 19 enero 2022 

La fuerza mayoritaria en la ciudad de Madrid ha insistido hoy en la necesidad de que se anule el fallo del concurso Reinventing Cities en el emplazamiento de la antigua fábrica Clesa, de manera que el Ayuntamiento retome el liderazgo en la rehabilitación del edificio y su posterior gestión. El objetivo, en palabras de la concejala Pilar Perea, es conseguir un equipamiento de titularidad y gestión pública, que dé servicio a las vecinas y vecinos del distrito de Fuencarral-El Pardo.  

Pilar Perea ha recordado en la Comisión de Desarrollo Urbano, Equipamientos y Obras que el fallo del concurso “no es vinculante” y el Gobierno de Almeida debe dejarlo ya sin efecto. El Ayuntamiento no está contractualmente obligado a ceder la parcela al ganador, ni siquiera a compensarle económicamente si la negociación no prospera.  

La modificación puntual en el edificio Clesa, iniciada durante el mandato anterior y aprobada provisionalmente por unanimidad en el Pleno de julio de 2020, tenía como objetivos principales la obtención como dotación pública del edificio original de la fábrica para plantear un equipamiento de referencia para el distrito, así como la  protección y catalogación de uno de los ejemplos más significativos de la arquitectura industrial.   

Para la concejala de Más Madrid, la gestión del Gobierno de Almeida en este asunto “está plagado de incoherencias y cortinas de humo”. Así, la inclusión del edificio de Clesa en el concurso de Reinventing Cities a finales de 2019 supuso renunciar al primer objetivo, es decir, rehusar a obtener la antigua fábrica como dotación pública para desarrollar nuevos usos públicos en un espacio arquitectónico de gran valor cultural.  

El edificio se cederá en derecho de superficie durante los próximos 75 años al equipo ganador del concurso, que instalará el programa que le permita rentabilizar la inversión que debe hacer para rehabilitar el edificio. El equipo, además, integra al actual propietario de los terrenos: la fábrica Clesa volverá a manos de Metrovacesa, que ha hecho un negocio redondo a costa de los madrileños, se queda con la edificabilidad que permitía que la fábrica fuera pública y se queda también con la fábrica. Para colmo, el Gobierno de Almeida incluyó el inmueble en el concurso internacional Reinventing Cities a finales de 2019 sin que el edificio y el suelo sean todavía municipales. 

De entre los tres equipos que presentaron propuestas en la segunda fase del concurso, el jurado escogió aquel cuyo proyecto resulta ser el menos respetuoso con el edificio, según se deduce del acta donde varios miembros del jurado, incluida la Fundación de Alejandro de la Sota, plantean sus reservas, dando lugar a un anexo en el que se enmienda gran parte de la propuesta elegida.  

Pilar Perea ha remarcado que Clesa debe volver a manos municipales, respetándose la absoluta protección a su valor cultural y arquitectónico y destinarse a usos públicos y culturales para la ciudadanía (gestión pública incluida). / 

Menú