Más Madrid propone soluciones que den una rápida respuesta a la emergencia de las familias solicitantes de la Tarjeta Familias

  • Para las familias solicitantes, los retrasos y burocracia en la Tarjeta Familias hacen que su situación sea insostenible. De las 27.000 tarjetas prometidas en agosto del año pasado, en abril solo habían llegado al 11% de las familias. Y Más Madrid tiene constancia que la tramitación no baja de las ocho semanas
  • La propia Ordenanza de Prestaciones Económicas dice que la resolución debe dictarse en un máximo de 15 días naturales, que en el caso de las ayudas económicas de emergencia social, será de cinco días naturales.
  • Por eso, el concejal Javier Barbero defenderá mañana una proposición en el Pleno para que el Área de Igualdad elabore una instrucción que permita que, a la vez que se tramita la Tarjeta Familias, se proporcione la ayuda económica de emergencia social

Madrid, 24 de mayo de 2021


Que el Área de Igualdad, Familias y Bienestar Social elabore una instrucción que permita que, a la vez que se tramita la solicitud de la Tarjeta Familias se proporcione la ayuda económica de emergencia social. Es la propuesta que mañana llevará el grupo municipal de Más Madrid al Pleno del Ayuntamiento, con el objetivo de dar una rápida respuesta a las situaciones de emergencia económica en la que se encuentran las familias solicitantes de la Tarjeta Familias, cuya situación es de enorme vulnerabilidad.

El concepto de emergencia tiene para Más Madrid, al menos, dos variables: la gravedad de la situación (sea sanitaria, social…) y la necesidad de rapidez y agilidad en su abordaje. La situación social desencadenada por la pandemia ha incrementado de manera muy significativa las situaciones de emergencia social en la ciudad de Madrid, con perfiles y situaciones en ocasiones muy dispares a los que previamente se estaban dando.

Desde el Ayuntamiento se ha propuesto como medida más importante para afrontar este tipo de situaciones la conocida como Tarjeta Familias. El “qué” de esta iniciativa tiene un enfoque adecuado, aunque no puede ser la única medida. Sin embargo, en el “cómo” se están viviendo determinadas situaciones que dificultan enormemente conseguir de manera eficaz el objetivo de abordar con la rapidez que exige una emergencia.

Es público que una medida anunciada en agosto de 2020 para 27.000 familias solo había llegado, por los datos facilitados el pasado abril, al 11% de las previstas. Y en el Pleno del mes pasado, el delegado del Área informó de los cambios en la previsión y redujo el número de familias beneficiarias de la Tarjeta Familias a unas 12.000-16.000. Asimismo, afirmó que el tiempo de tramitación era “de 4 o 6 semanas”, cuando la información que llega al grupo municipal de Más Madrid es que, en la mayor parte de las ocasiones, no baja de las ocho semanas. Y esto es insostenible para muchas familias. 

El Ayuntamiento tiene reglamentados desde hace muchos años dos tipos de ayudas económicas para facilitar que las personas salgan adelante en una situación social de carencias materiales básicas: la ayuda económica de especial necesidad y la ayuda de emergencia social. La propia Ordenanza de Prestaciones Económicas del Sistema Público de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, de 2004, dice que “la resolución del órgano competente deberá dictarse en un plazo máximo de quince días naturales, plazo máximo que, en el caso de las ayudas económicas de emergencia social, será de cinco días naturales, computado en ambos supuestos desde la fecha de entrada de la documentación completa en el registro del órgano competente para resolver.”

El 27 de abril de 2020, el Área presentó una instrucción que pretendía una resolución de las ayudas en pocos días, con la posibilidad de hacer una sola solicitud que posibilitaba la ayuda fraccionada, sin necesidad de renovarla y con justificación por el solicitante de la necesidad después de la recepción de dicha ayuda.

Esta herramienta también posibilitaba el anonimato del receptor en los establecimientos, porque se volcaba la ayuda en su cuenta bancaria personal. Sin embargo, la información que tenemos es que esta posibilidad no se está utilizando y que las demoras en las ayudas están siendo un factor de angustia y de necesidad no resuelta para muchas familias en situación de vulnerabilidad.

Las profesionales del ámbito social de los distritos están haciendo una magnífica labor, pero no tienen los medios ni los mecanismos adecuados ni para el acompañamiento en la intervención social ni para la gestión de las ayudas. Se necesitan medidas de simplificación de los procesos administrativos que consideren, poniendo en valor, a fondo, la confianza en la prescripción profesional de las trabajadoras sociales y en su verificación del destino de las ayudas y, asimismo, la confianza en las y los ciudadanos, independiente de su situación social, y la escucha, a modo de declaración responsable, de las circunstancias que están viviendo, en un escenario de emergencia social. Una manera de evitar una posible aporofobia institucional.

Proposición

  1. Que desde el Área se elabore y presente de manera inmediata una Instrucción que permita que, en paralelo a la solicitud de Tarjeta Familias, por el método de Anticipo de Caja Fija o por cualquier otro mecanismo administrativo simplificado, se puedan valorar y, en su caso, prestar ayudas económicas de emergencia social, en los tiempos que marca la Ordenanza, a fin de que se pueda abordar cuanto antes la dicha emergencia, a la espera de la resolución de la tramitación de la Tarjeta Familias.
  2. Que se pongan los recursos adecuados para que la agilización de esa primera ayuda ante la emergencia social no suponga una sobrecarga a las trabajadoras sociales y al resto de profesionales de los distritos. /
Menú