fbpx

Más Madrid reclama que la antigua fábrica de Clesa sea declarada Bien de Interés Cultural para proteger el valor patrimonial del edificio 

  • La líder de la oposición en Madrid, Rita Maestre, ha presentado la iniciativa que Más Madrid defenderá en el pleno de Cibeles del día 31: instar a la Comunidad a que declare BIC el edificio de Clesa y que, mientras se tramita el expediente, queden paralizadas todas las actuaciones vinculadas al concurso Reinventing Cities 
     
  • Rita Maestre y Pilar Perea han estado en el inmueble de Clesa y su entorno, de enorme valor cultural, arquitectónico y patrimonial, que Almeida se ha empeñado en destruir. El proyecto ganador de Reinventing Cities es el menos respetuoso con el edificio y así lo han denunciado la Fundación Alejandro de la Sota y el COAM 
     
  • Más Madrid no ceja en su empeño para protegerlo y evitar un proyecto que no respeta los valores arquitectónicos y patrimoniales de la obra original. Rita Maestre ha reprochado a Almeida que esté haciendo negocio con el patrimonio de todos  
Rita Maestre en la fábrica Clesa

Madrid, 24 mayo 2022 

El edificio de la antigua fábrica de Clesa, en Fuencarral-El Pardo, debe convertirse en un equipamiento público que sirva de motor cultural y social del barrio, que dé servicio al entorno y que permita disfrutar a la ciudadanía de la ciudad de una joya de la arquitectura industrial madrileña. Es el deseo de las vecinas y vecinos del barrio, también de arquitectos y urbanistas y una petición reiterada por la principal fuerza política de la ciudad de Madrid, tanto en los plenos de distrito como en el de Cibeles, ha recordado hoy la líder de la oposición, Rita Maestre, que ha visitado hoy la zona con la concejala Pilar Perea.  

Más Madrid no ceja en su empeño para protegerlo y evitar un proyecto que no respeta los valores arquitectónicos y patrimoniales de la obra original. Por eso llevará al pleno del próximo 31 de mayo una propuesta para incrementar la protección del inmueble de Clesa: que el Ayuntamiento, como propietario del edificio, inste a la Comunidad de Madrid para que lo declare Bien de Interés Cultural (BIC) y que durante el proceso de tramitación de este expediente se paralicen todas las acciones vinculadas al concurso Reinventing Cities y a cualquier actividad que implique su uso. 

La portavoz de la primera fuerza política de Madrid ha detallado la  iniciativa, junto a la antigua fábrica de Clesa, y ha reprochado al alcalde Almeida que esté haciendo negocio con el patrimonio de la ciudadanía. “Sin ningún pudor, este gobierno sigue practicando la política del pelotazo y del amiguismo a costa de lo que es de todos”. 

Por su parte, la concejala de Más Madrid Pilar Perea ha apuntado que la tramitación y aprobación de la modificación puntual en el edificio, iniciada en el mandato anterior y asumida por el actual Gobierno municipal, tenía dos objetivos claros: la obtención como dotación pública del edificio original de la fábrica de Clesa, con objeto de plantear nuevos usos públicos para el distrito, y la protección de uno de los ejemplos más significativos de la arquitectura industrial en la ciudad de Madrid. 

Un escándalo más de Almeida para favorecer lo privado 

Durante el pasado mandato se planteó una modificación del Plan General de Ordenación Urbana que permitía a Metrovacesa, propietario de la antigua fábrica y los terrenos circundantes y desarrollar edificabilidad terciaria en los suelos del entorno. Y al Ayuntamiento obtener el edificio para rehabilitarlo, ubicar un equipamiento público e incluirlo en el catálogo de elementos protegidos. La aprobación inicial tuvo lugar en la Junta de Gobierno del 1 de abril de 2019. 

En diciembre de 2019, Almeida incluyó la fábrica Clesa en el concurso internacional Reinventing Cities. Sin haber conseguido que el edificio o el suelo fueran municipales, ni siquiera sobre el papel, el Ayuntamiento ya planteó su privatización. El premio del concurso internacional es la cesión por 75 años del edificio. Y las bases no incluyen ningún requisito para evitar que el propietario original del edificio, Metrovacesa, pueda presentarse al concurso y quedarse de nuevo con la fábrica.  

“Un escándalo a todas luces, que a Almeida le dio exactamente igual con tal de favorecer a Metrovacesa”, ha constatado Pilar Perea. En junio de 2021 las sospechas se confirman: el jurado del concurso Reinventing Cities seleccionó al equipo que integraba a Metrovacesa. Precisamente el proyecto menos respetuoso con el edificio, según el acta en la que varios miembros del jurado plantearon sus reservas, dando lugar a un anexo en el que se enmienda gran parte de la propuesta elegida. Esta situación provocó las críticas de la Fundación Alejandro de la Sota, de  profesionales vinculados con el mundo de la arquitectura y el patrimonio, e, incluso, del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM).  

Un concurso no vinculante 

Las propias bases del concurso Reinventing Cities señalan que el fallo no es vinculante. El Ayuntamiento no queda contractualmente obligado a ceder la parcela al ganador, ni siquiera a compensarle económicamente si la negociación no prospera, por lo que Más Madrid ha pedido en repetidas ocasiones que se deje sin efecto. La última, en el pleno de octubre de 2021, donde el grupo municipal mayoritario llevó a pleno una propuesta para que se anulara el concurso y el Ayuntamiento retomara el liderazgo en la rehabilitación del edificio y en su posterior gestión, para conseguir un equipamiento de titularidad y gestión pública que dé servicio a los vecinos del entorno.   

En estos meses, la tramitación ha seguido avanzando sin que el gobierno haya buscado ninguna solución a la propuesta ganadora. Aprovechando que el edificio ya es municipal (desde el pasado mes de enero) y preocupados por su destino, Más Madrid va a pedir el incremento de la protección de la fábrica Clesa. Su declaración como Bien de Interés Cultural asegurará que el proyecto que finalmente se realice sea respetuoso con esta joya de la arquitectura industrial.  

Texto íntegro proposición de Más Madrid al pleno de Cibeles 

En julio del 2020, el pleno del Ayuntamiento votó unánimemente la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para, entre otros propósitos, modificar la protección del edificio de Clesa, obra de Alejandro de la Sota. Se trata de una de las joyas del patrimonio industrial de nuestra ciudad y de nuestro país. El actual equipo de gobierno municipal presentó el edificio de Clesa a la segunda edición del concurso Reinventing Cities en Madrid.  

El proyecto que resultó ganador es, de los tres finalistas, el que menos respeta los valores de la obra original, tal y como se pronunciaron algunos miembros del jurado y se puede comprobar en las actas de la deliberación. En concreto, la propia Fundación Alejandro de la Sota ha tenido que pronunciarse públicamente en varias ocasiones y ha publicado dos manifiestos en su página para mostrar su enorme preocupación por los efectos que la propuesta ganadora puede tener sobre la integridad de la antigua fábrica Clesa, visión que ha sido secundada por otros profesionales y expertos de la arquitectura y del patrimonio. A esta alarma se ha sumado recientemente el propio Colegio de Arquitectos de Madrid.  

En sintonía con estas voces expertas y con la misma voluntad de cuidar el patrimonio industrial de nuestra ciudad, el grupo Más Madrid registra esta proposición al Pleno del Ayuntamiento de Madrid:  
1) Que desde el Ayuntamiento de Madrid se solicite a la Comunidad de Madrid la declaración de Bien de Interés Cultural para la fábrica de Clesa, apoyando así la propuesta realizada por el COAM y otros grupos de expertos.  

2) Que durante el proceso que dure la tramitación de dicho expediente se paralicen todos los trámites vinculados tanto al concurso Reinventing Cities como a cualesquiera actividades que impliquen al uso de la fábrica. / 

Menú