fbpx

Aranjuez pierde más de 900 empleos en dos años; la recuperación postpandemia pasa de largo de la ciudad

Aranjuez pierde más de 900 empleos en dos años; la recuperación postpandemia pasa de largo de la ciudad

Como 2020, como 2019, el recién terminado 2021 cierra como otro año completamente perdido para el empleo y la actividad económica en Aranjuez. Las cifras de afiliación a la Seguridad Social confirman que a 31 de diciembre de 2021 nuestra ciudad mantenía 13.778 empleos, frente a los 14.697 con los que concluía el año 2019, ejercicio en el que comenzaba un declive laboral ininterrumpido, creciente y acelerado que el Gobierno local de PP y Vox no es capaz de interrumpir. Hablamos de dos afiliados menos cada tres días entre 2019 y 2021, un fenómeno que podría deberse a la pandemia, pero que en realidad es casi exclusivo de Aranjuez. Casi todos los municipios de nuestro entorno siguieron ganando empleo en 2021, como también hicieron en 2020.

Lo que significa que el problema es nuestro, es ya antiguo y tiene que ver con el inexistente proyecto económico de nuestros gobernantes locales, especialmente acusado en la actual Corporación, que además se felicita por el descenso del paro de Aranjuez mientras reivindican, unos y otros, la paternidad de esas supuestas buenas cifras. Más Madrid-Somos Aranjuez recuerda que en realidad, lo que ocurre es que los trabajadores de Aranjuez, cada vez más, salen fuera a trabajar. Mientras Aranjuez pierde 900 afiliados, en nuestro entorno las cifras de empleo siguen mejorando. Y no sólo en la Comunidad de Madrid de la que tanto se vanagloria nuestro Gobierno local. 

En Toledo, Seseña mantiene 7.400 puestos de trabajo, 735 más que hace dos años. Ocaña ha generado un centenar más, y roza los 3.000. Ni qué decir tienen otras poblaciones de nuestro nivel en Madrid, como Rivas. O Valdemoro, que por primera vez duplica la cifra de afiliados que tiene Aranjuez. En todos ellos un denominador común: la apuesta por la actividad productiva, por la industria y la producción agroalimentaria. Así las cosas, al menos 6.000 vecinas y vecinos de Aranjuez se ven obligados a salir fuera a diario, a otras poblaciones, polígonos y centros de trabajo. Y el caso más ejemplarizante, Ontígola, que ha pasado de 1.323 afiliaciones a Seguridad Social en 2019 a 3.048 afiliados a cierre de 2021. 

Buena parte de este despegue laboral en nuestra comarca se alimenta de los trabajadores de Aranjuez que se ven obligados a emigrar todos los días y, aún así, la tasa de empleo de Aranjuez es la más baja de todas las grandes ciudades de la Comunidad de Madrid. Las cifras no mienten, y Más Madrid-Somos Aranjuez exige que se ponga en marcha un plan de reactivación económica de verdad, ambicioso y eficaz, que desbloquee los proyectos urbanísticos de índole productiva que nuestra ciudad necesita y que siguen retrasándose de manera inaceptable. Y, más aún, pide a los grupos políticos que dejen de felicitarse de cifras que son parciales y que, desde luego, no son responsabilidad de ningún gobierno ni local, ni autonómico ni tampoco estatal. Como mucho, la responsabilidad de que el paro baje en Aranjuez es de los proyectos industriales y logísticos que impulsan todas nuestras localidades vecinas. 

Aranjuez necesita más Cercanías, como responde el gobierno de PP y Vox cuando se le reclama un Plan de Movilidad Sostenible que no tenemos y que nos impedirá optar a cientos de miles de euros de fondos europeos. Y necesita un plan de dinamización económica que, al menos, impulse los desarrollos que tenemos pendientes. Precisa un nuevo PGOU que actualice el urbanismo de una ciudad que casi ha duplicado su población desde los años 90 sin actualizar sus herramientas de planeamiento. Y precisa, sobre todo, un proyecto de ciudad, un programa de inversión y promoción que apueste por las potencialidades de una ciudad bella, cada vez más descuidada y cada vez menos activa. Aranjuez necesita Más.

Menú