Palacio de Cibeles.

Palacio de Cibeles.

Esta semana, el gobierno de PP y Ciudadanos en Madrid ha anunciado una bajada de impuestos municipales, del IBI, plusvalías y tasa de basuras para locales no residenciales. Serán unos 100 millones de euros menos que el Ayuntamiento de Madrid dejará de ingresar y que va a significar un recorte en los servicios públicos para los habitantes de nuestra ciudad, es decir, en vivienda pública, escuelas infantiles, servicios sociales, atención a las personas mayores, etc.

Actualmente, el Ayuntamiento de Madrid tiene un límite para gastar, lo que se conoce como “techo de gasto”. Si el ayuntamiento baja los impuestos, tiene que reducir los gastos, y las políticas sociales son las primeras afectadas. Así lo establece la ley. No se pueden sobrepasar determinados límites de gasto y, con los sobrante (superávit) debe saldarse la deuda que arrastra nuestra ciudad desde el gobierno del PP de Gallardón. 

Madrid necesita más gasto social, más inversión y no una bajada regresiva de impuestos que únicamente perjudica a las personas con menos recursos y, en cambio, beneficia a las personas de mayores niveles de renta. Madrid todavía gasta menos que en los mejores tiempos de Gallardón. Necesitamos más capacidad de gasto, no menos

Madrid necesita más gasto social: vivienda pública, escuelas infantiles, atención a personas mayores.

Las familias más ricas con los inmuebles de mayor valor se van a beneficiar de las bonificaciones de las plusvalías por transmisión de la vivienda habitual o el local en causa de muerte de un familiar. En estos casos se les reducen 25 puntos el impuesto, ya que la bonificación pasa de ser del 15% al 40% para los inmuebles de más de 138.000 euros de valor catastral.

Hacer más gasto social y reducir la deuda es posible

El gobierno municipal de Manuela Carmena también bajó el IBI, concretamente en 22 barrios de los más vulnerables de nuestra ciudad. En total, 370.891 hogares e inmuebles no residenciales empezaron a pagar entre un 20% y un 40% menos en el recibo del IBI. Barrios como Opañel, Vista Alegre o Puerta Bonita, en Carabanchel; Entrevías, Portazgo o Numancia, en Puente de Vallecas; Orcasitas, Orcasur, San Fermín o Pradolongo en Usera.

Durante nuestro gobierno, incluso con las dificultades de una regla de gasto especialmente restrictiva para el Ayuntamiento de Madrid, redujimos la deuda, no subimos los impuestos y conseguimos aumentar el gasto social hasta los 681 millones, un 58% más. Abrimos más de una decena de escuelas infantiles y de espacios de igualdad, promocionamos 3.374 viviendas protegidas, arreglamos centros escolares de toda la ciudad, etc.

“Gastos superfluos” según Villacís: subvenciones a CEAR o al Teatro Real

Por otro lado, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (Cs), ha anunciado que para poder dejar de ingresar cerca de 100 millones de euros y cumplir el techo de gasto, va a eliminar lo que el gobierno de PP y Ciudadanos consideran “gastos superfluos”. Entre ellos, anunció que no van a otorgar las subvenciones que firmó el anterior equipo de gobierno estando en funciones. 

Si consultamos de qué subvenciones se trata, vemos que su intención es no otorgar 2 millones de euros que afectarán, entre otros, a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), una de las entidades que gestiona la atención a las personas refugiadas que llegan a nuestro país; el Teatro Real, una de las principales instituciones de la música de nuestro país o ONU Habitat, una institución que promueve políticas para promover el desarrollo urbano sostenible.

Últimas subvenciones concedidas del gobierno de Manuela Carmena.
Últimas subvenciones concedidas del gobierno de Manuela Carmena.

La verdad sobre el IBI

El gobierno de Manuela Carmena bajó el IBI nada más llegar en 2015. El tipo de gravamen pasó del 0,55% al 0,51%, 4 puntos básicos, siendo 0,40%´el mínimo que marca la ley y el máximo el 1,10%. 

PP y Ciudadanos se dejaron la piel en la pasada campaña a las elecciones municipales para decir que nuestro gobierno había subido el IBI. En realidad, hacían referencia a una subida que hizo el anterior alcalde del PP, Alberto Ruiz-Gallardón, en 2011 y que entró en vigor en 2012.

Gallardón pidió al Ministerio de Hacienda que revisara los valores catastrales de la ciudad, lo que supuso un aumento del valor de los inmuebles. Se decidió repercutir este aumento en 10 años. Se trata de un aumento que todavía se sigue aplicando. 

El efecto de la subida catastral de Gallardón lo seguirán notando todas las madrileñas y madrileños en su recibo anual del IBI, porque el valor de sus inmuebles sigue aumentando.

Sobre la reducción de la tasa de basuras

La reducción de la tasa de basuras para los locales de uso no residencial, que son los que más contaminan, va en contra de la sostenibilidad ambiental de nuestra ciudad. También va en contra de cualquier medida de avance en materia de transición ecológica en nuestro país.

El gobierno de Carmena aprobó unas ordenanzas dirigidas a implantar una fiscalidad más verde y justa en nuestra ciudad, con el Plan 50-50-50, bonificando al 50% durante tres años la cuota del IBI a la instalación de paneles solares, bonificando al 50% la cuota del IBI a los alquileres de renta limitada y asequible, y recargando el 50% la cuota del IBI a la vivienda vacía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú