fbpx

Hay que desmantelar el puente de la M-30 a su paso por Vallecas. Más Madrid lo tiene claro: Conecta Vallecas

  • El concejal de Más Madrid Paco Pérez ha recordado que, a pesar del anuncio en octubre de 2019 por parte del delegado de Desarrollo Urbano de encargar un estudio sobre cómo abordar el cierre de la división que genera el puente de Vallecas, todavía no se ha realizado
  • Más Madrid, en cambio, ha diseñado, fruto de un exhaustivo estudio, una propuesta viable y sostenible para desmantelar este paso elevado, que vertebrará la ciudad al unir los distritos de Retiro y Puente de Vallecas
  • El grupo municipal defenderá una propuesta en el Pleno del Ayuntamiento del día 30 para que se inicien los estudios y trámites preliminares para suprimir el puente; que se dote de presupuesto y que el proyecto se someta a consulta con las asociaciones y vecindario implicado

Madrid, 24  de marzo de 2021

Más Madrid lo tiene claro. Hay que eliminar el paso elevado del puente de Vallecas, para que el distrito gane centralidad. Y para superar la barrera urbanística y social que supone la división que, desde hace años, separa los distritos de Retiro y Puente de Vallecas, con un proyecto ambicioso y de ciudad: Conecta Vallecas. Fruto de un exhaustivo estudio, esta propuesta de Más Madrid para desmantelar el citado puente vertebrará la ciudad uniendo dos distritos situados en los extremos del ranking de la desigualdad. 

El concejal de Más Madrid Paco Pérez ha recordado hoy en la Comisión de Desarrollo Urbano, Obras y Equipamientos que Conecta Vallecas mejoraría directamente la calidad de vida de más de 100.000 personas, las más afectadas por la contaminación y el ruido de los 170.000 coches que pasan a diario por el puente. 

“Aprisionado” por grandes infraestructuras (como la A3, las vías del ferrocarril, la M-40 o la M-30), Puente de Vallecas está separado del resto de la ciudad por una “anomalía urbanística que hay que empezar a superar”, ha constatado Paco Pérez. El paso elevado constituye “una barrera consolidada” y es fundamental eliminarla, tanto desde el punto de vista urbanístico como social, para lograr un Madrid más cohesionado y sostenible. 

Tras la presentación del proyecto Conecta Vallecas hace poco más de un mes, Más Madrid, además, llevará al Pleno de Cibeles del próximo día 30 una proposición instando a que se inicien los estudios y trámites preliminares para suprimir el puente elevado entre Puente de Vallecas y Retiro. La iniciativa también incluye que se dote del presupuesto necesario para el comienzo de estas actuaciones previas y que se someta el proyecto -durante el periodo de información pública – la consulta con las asociaciones y vecindario implicado.

Paco Pérez ha aludido a las declaraciones del delegado del Área de Desarrollo Urbano, en octubre de 2019, en las que Mariano Fuentes afirmaba que iba a encargar un estudio para determinar qué posibilidades hay para actuar entre el nudo sur de la M-30 y el puente de Ventas con el objetivo de ver la mejor solución para cerrar la división que a día de hoy separa Vallecas con Retiro. Pero aún no se ha llevado a cabo esta iniciativa.

La mayor barrera urbana de la ciudad

Actualmente, el puente de Vallecas es “la mayor barrera urbana de la ciudad”. Los pasos elevados son un ejemplo del Madrid rediseñado en los años 60, cuando el coche gozaba de toda prioridad, un modelo que las principales ciudades están dejando atrás, salvo en Madrid, donde aún permanece. Tras la demolición del puente de Joaquín Costa, que acaba de ser eliminado por fallos estructurales, y los planes para derribar el de Pedro Bosch, Más Madrid plantea acabar con el paso elevado sobre la avenida de la Albufera, que se abrió al tráfico en 1976.

La demanda para el desmantelamiento del puente se remonta al año 2004, con ocasión de las obras de remodelación de la M-30 para convertir esta vía en un anillo distribuidor del tráfico, soterrando una parte de su trazado para evitar contaminación y ruptura del tejido urbano de los distritos por los que discurre. A pesar de las promesas y de la viabilidad del proyecto, recogida en un estudio realizado por el propio Ayuntamiento de Madrid en 2005, lo cierto es que el puente de Vallecas “sigue siendo una realidad olvidada..

La supresión de esta barrera permitiría acabar con el efecto frontera, conectando Retiro -el distrito más favorecido en todos los aspectos- y Puente de Vallecas -el que copa todos los índices de vulnerabilidad- y reduciría el ruido y la contaminación. Y daría, además, respuesta a la demanda vecinal, que lleva más de 20 años pidiendo la demolición del puente.

Paco Pérez ha hecho hincapié en que las cuentas mejoradas del Ayuntamiento, gracias a la gestión económica durante el mandato anterior, y la flexibilización de la normativa para que los municipios puedan invertir los remanentes en infraestructuras, hacen posible acometer ahora el proyecto. 

En este sentido, ha subrayado que la cohesión social de la ciudad precisa un reequilibrio territorial de inversiones municipales, tal como se propone el Plan Sures. Durante años, las inversiones más importantes se han realizado en el norte de la ciudad, mientras que en el sur se ubicaban las infraestructuras que otros no querían, como Valdemingómez o las depuradoras de La China o Butarque. “Es el momento de invertir en los barrios del sureste para garantizar oportunidades y calidad de vida para todas las madrileñas por igual. El Ayuntamiento debe equilibrar la balanza entre los barrios de Madrid”.

Hacia un modelo más sostenible y verde

Conecta Vallecas supondría un gran paso para la transformación urbana de Madrid hacia un modelo más sostenible y verde, recuperando espacio público para la ciudadanía y disminuyendo el volumen de tráfico en favor del transporte público y la bicicleta. Los grandes beneficiados serían, sobre todo, los barrios de San Diego y Entrevías, que tienen un gran déficit de zonas verdes y sufren el efecto de isla de calor y la contaminación acústica y atmosférica provocada por los vehículos circulan por el puente. 

Esta es la fórmula por la que están apostando todas las ciudades europeas salvo Madrid y que está generando debate en torno al futuro de la M-30, una de las autovías urbanas con mayor densidad de tráfico del mundo, que se sitúa a menos de cuatro kilómetros del centro de la ciudad. /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú