La estrategia de gestión de los residuos en Madrid no puede pasar por meterlos debajo de la alfombra de Valdemingómez

Inés Sabanés, diputada de Más País-EQUO en el Congreso de los Diputados
Alodia Pérez, diputada de Más Madrid en la Asamblea de Madrid

La Comunidad de Madrid presumía hace unas semanas de ser la primera economía regional de España en términos de Producto Interior Bruto. Sin embargo, si en los índices de calidad de vida se incluyeran otros factores como la calidad ambiental y las políticas de protección de la misma, Madrid retrocedería muchos puestos. 

Un caso concreto es la gestión de los residuos. A pesar de contar con presupuestos superiores al de la mayoría de las regiones, Madrid se sitúa en la cola de las 17 comunidades autónomas, reciclando un vergonzante 17% de los residuos generados, muy lejos del objetivo de 50% que nos marca Europa para este 2020. ¿Habrá presupuestado el Gobierno de la Comunidad la multa que deberá pagar por dicho incumplimiento? 

En las últimas semanas, los residuos han sido protagonistas de muchas noticias y motivo de movilizaciones ciudadanas. El colapso del vertedero de Alcalá de Henares, la decisión municipal y autonómica de trasladar los residuos de los municipios del Este de la región a Valdemingómez, la ampliación de los vertederos de Pinto y de Colmenar…. En definitiva, la realidad de todo esto es que la única alternativa a las basuras que pone sobre la mesa la Comunidad de Madrid es el vertido. Irónicamente hablando, parece “un plan sin fisuras”, ¿verdad?

Continúa leyendo este artículo en Público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú