Más Madrid denuncia que la nueva Ordenanza de Movilidad pone trabas a la movilidad ciclista

  • La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, se ha reunido con colectivos ciclistas para analizar las trabas que supone para las bicicletas el anteproyecto de la Ordenanza de Movilidad Sostenible recién aprobado. El texto es mucho más restrictivo para las bicis y los VMP que para las motos, que contaminan más
  • Cuando entre en vigor, las bicis no se podrán aparcar en las aceras ni en la calzada, solo en los aparcabicis, cuando solo hay 1.000 en la ciudad, casi todos en el centro. “Está claro que a Almeida le estorban las bicis, que son el medio de transporte más sostenible. Está obsesionado con hacernos retroceder décadas”
  • Respecto a la obligatoriedad del casco, Más Madrid considera que su uso debe ser recomendable. Y si la ciudad se considera insegura, la mejor medida es aplicar de forma efectiva la limitación a 30 km/h contemplada ya en la OMS de 2018, ha remarcado Rita Maestre
Carril bici en calle Toledo.

Madrid, 3 junio 2021

El anteproyecto de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible deja claro que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, no entiende las necesidades de la bicicleta en la ciudad ni sabe cómo promocionar su uso. “Está obsesionado con retroceder e ir en dirección contraria al resto de capitales europeas, donde cada vez se impulsan más los desplazamientos en bicicleta. Almeida se dedica a dificultar su utilización y la norma supondrá el inicio de una campaña de acoso al sistema de transporte más sostenible”. Así lo ha constatado hoy la portavoz del grupo municipal de Más Madrid, Rita Maestre, tras reunirse con representantes de colectivos ciclistas para analizar las trabas que la reforma de la Ordenanza pone a la bicicleta. Al encuentro también han asistido la concejala Esther Gómez y el concejal José Luis Nieto 

“Está claro que las bicicletas estorban a Almeida”, ha declarado Rita Maestre, para quien el anteproyecto de la Ordenanza aprobado el pasado 27 de mayo es un claro retroceso de décadas: limita las zonas por donde se puede circular en bici, prohíbe aparcar en aceras y extiende la obligación de llevar casco a algunos sectores. “Es un paso atrás en nuestra ciudad, a pesar de que el Gobierno municipal pretenda hacer creíble que el objetivo de la nueva normativa es mejorar la sostenibilidad”. 

El grupo municipal de Más Madrid ha analizado el anteproyecto y ha concluido que perjudica claramente al medio de transporte más sostenible, mientras se impulsa la moto, que contamina y supone un mayor problema en las aceras.

En este sentido, la portavoz de Más Madrid ha señalado que la limitación del estacionamiento de bicicletas y Vehículos de Movilidad Personal (VMP) es mucho más restrictiva que la de las motos. Cuando entre en vigor la Ordenanza no se podrán aparcar en las aceras ni en la calzada, lo que solo deja como opción los aparcabicis, cuando “solo hay 1.000 en la ciudad, casi todos en la zona centro”. Además, los ciclistas podrán ser multados por la Policía Municipal y aún más, en las zonas SER podrán sancionar tanto los agentes municipales como los controladores de los parquímetros. 

Respecto al casco, Más Madrid considera que obligar a que lo usen los riders y a los menores de entre 16 y 18 años es contraproducente y lanza un mensaje negativo sobre la bici. El uso del casco es recomendable, pero no debe ser obligatorio. Si la ciudad se considera insegura, la mejor medida es aplicar de forma efectiva la limitación a 30 km/h contemplada ya en la OMS de 2018, ha remarcado Rita Maestre.

Un texto que dificulta la circulación de las bicis

El texto del Anteproyecto de Ordenanza dificulta la circulación de bicicletas en los siguientes aspectos:

  • Prohibición de circular en bicicleta en túneles, salvo que dispongan de carril reservado a uso ciclista segregado del resto de la circulación. En el caso de los VMP se prohíbe, incluso, si hay un carril reservado. Prohibir la circulación de bicicletas y VMP por cualquier túnel supone una dificultad añadida al extender de forma artificial algunos itinerarios y dejará incomunicados algunos distritos que solo están conectados a través de túneles con el resto de la ciudad.
  • Eliminación de circulación a contramano en calles de convivencia y residenciales limitadas a 20 km/h y prohibición de saltarse un semáforo en rojo para giro a derecha cuando estén señalizadas. Se trata de dos avances de la anterior ordenanza que ahora se eliminan, es una marcha atrás. En lugares con tradición ciclista, ambas medidas se permiten y se señalizan para generar una ventaja competitiva en tiempo y capilaridad a la bici frente al coche y la moto. En el segundo caso, es a la vez un criterio en contra de la seguridad vial de los ciclistas. 
  • Dado que no se exceptúa el tramo de la avenida de la Ilustración, perteneciente a la M-30, se prohíbe de facto la circulación en el mismo, al prohibirse en todo el recorrido de la M-30.
  • En la anterior ordenanza quedó pendiente de revisar la prohibición de circular a VMP en ciclocarriles limitados a 30 km/h en calles con carriles a 50 km/h, pendiente de estudiar las repercusiones de la prohibición. Más Madrid no tiene constancia de que se haya estudiado, pero en el texto del anteproyecto se prohíbe, lo que supone que apenas tengan vías principales de la ciudad por las que circular. Al no tener Madrid una red suficiente de carriles bici segregados, lo cierto es que esto imposibilita la realización de la mayoría de los desplazamientos en la ciudad.
  • En los casos en que hay carriles bus de más de 4,5 metros se obliga a circular por la izquierda del carril. En estos casos deberían habilitarse espacios segregados recortando la anchura de estos carriles (no hay muchos en la ciudad) y la de los demás de la calzada. La posición de circulación propuesta hace que, en caso de adelantamiento por parte de un bus, este se produzca a menos de 1,5 metros, generando el movimiento del ciclista hacia el siguiente carril a la izquierda, con un claro riesgo para el usuario. 
  • Se prohíbe circular a bicis y VMP en espacios declarados de especial protección para el peatón. Es cierto que hay que generar espacios de convivencia pero existen muchas fórmulas, como limitaciones de circulación por horas. 

Restricción máxima para aparcar las bicis y más facilidades a las motos

El anteproyecto de la Ordenanza restringe al máximo la posibilidad de aparcar bicis sobre las aceras, mientras que da más facilidades a las motos. La principal modificación relacionada con el estacionamiento es la obligación para bicis “con carácter general” de aparcar en sitios reservados (así estaba en la Ordenanza de 2018) a “exclusivamente” en la nueva norma. Y el PP ya ha dicho públicamente que la idea es que sea en casos muy excepcionales cuando se pueda aparcar en aceras, como grandes eventos y a criterio de la Policía Municipal. 

Además, lo de “exclusivamente” solo se aplica a las bicis y no a las motos, que antes seguían el mismo criterio que las bicis. En concreto, sobre las motos el texto dice que “deben aparcar con carácter preferente” en las reservas o bandas de estacionamiento. Cambian adverbios que dicen mucho de las intenciones. 

En el caso del aparcamiento en calzada, se prohíbe expresamente. Los controladores de los parquímetros y los policías municipales denunciarán tanto a requerimiento como de oficio a las bicis y VMP que aparquen en estas zonas. Esto supone, de facto, que las bicicletas de sharing y los patinetes de empresas, que son algunos de los mayores obstáculos para los peatones, no se podrán aparcar en la calzada, solo en las aceras. 

También queda prohibido estacionar los vehículos de movilidad reducida de alquiler en cualquier espacio público. /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú