fbpx

Más Madrid exige a Almeida que cierre de inmediato las cocinas industriales de Arganzuela tras la sentencia de los tribunales 

  • La sentencia que da la razón al AMPA del CEIP Miguel de Unamuno es demoledora para Almeida: las cocinas industriales instaladas junto al colegio son ilegales y el Ayuntamiento nunca debió autorizarlas. El expediente de la licencia urbanística no está bien tramitado, falta el informe jurídico municipal que garantiza que las actuaciones planteadas son acordes a derecho. Más Madrid exige al alcalde que no recurra 
  • Otra de las conclusiones que se extraen de la sentencia es la necesidad de redactar un estudio ambiental con carácter previo a la implantación de cualquier cocina industrial. El Ayuntamiento tiene la obligación de vigilar los impactos negativos de esta actividad y velar por el interés público  
  • Más Madrid llevará una proposición al próximo pleno de junio para que se revisen todas las cocinas en funcionamiento y para que se endurezcan las condiciones previstas en el documento de aprobación inicial de las nuevas normas urbanísticas 

Las cocinas industriales instaladas en la calle Alejandro Ferrant, junto al CEIP Miguel de Unamuno son ilegales, incumplen la normativa urbanística y nunca debieron autorizarse en dicho local. Los tribunales acaban de tumbar las 12 cocinas industriales que funcionan en esta manzana, dando así la razón al AMPA del colegio, que ha ganado el recurso presentado ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Madrid. Un nuevo varapalo para Almeida, que lleva tres años gobernando de espaldas a la ciudad y que ahora no tendrá más remedio que escuchar y proteger a las vecinas y vecinos de los problemas de humos, olores, ruidos, tráfico constante de motos e inseguridad vial que provocan estas instalaciones en las zonas residenciales. Más Madrid, que exige al alcalde que acate y no recurra la sentencia, tiene constancia de que en la capital existen al menos 17 locales donde hay instaladas más de 180 cocinas industriales. 

El grupo municipal mayoritario en el pleno -que se hizo eco desde el primer momento del malestar de los residentes afectados por estas infraestructuras en distintos barrios de la capital y que en febrero de 2021 llevó al pleno de Cibeles una proposición para que Gobierno de Almeida regulara las cocinas industriales-, ha celebrado hoy la sentencia emitida por el juzgado.  

Una sentencia que para la formación que lidera Rita Maestre confirma que las cocinas son ilegales y que tendrá impacto sobre el resto de instalaciones existentes en las zonas residenciales.  

“Es un enorme varapalo judicial para Almeida que legalizó estas 12 cocinas industriales antes de comenzar la moratoria, dándole carta de legalidad a una actividad que ya estaba perjudicando a las niñas y niños y a los vecinos en ese momento. Ha ido contra el interés general, pues” ha afirmado Maestre quien ha exigido al alcalde que “no recurra la decisión judicial, que deje de gastar el dinero de los madrileños en intereses particulares. La sentencia es clara y lo que tiene que hacer es acatarla y ampliar sus efectos a otras cocinas de la ciudad!.  

Los motivos que señala el tribunal para dar la razón al AMPA del Unamuno son los siguientes:  

1. Las cocinas incumplen la normativa urbanística y nunca debieron autorizarse en dicho local. El último uso autorizado en dicho local era un terciario comercial, que data de 1966, para instalar una oficina de venta de maquinaria. Esto limitaba la superficie de nuevos usos industriales a 350 m2 de superficie. Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid autorizó la implantación de 12 cocinas industriales en un local con una superficie de hasta 610 m2 construidos. 

2. El expediente de la licencia urbanística es nulo 

El expediente de la licencia urbanística para la implantación de las cocinas tampoco está bien tramitado ya que, según la sentencia, falta el informe jurídico municipal que garantice que las actuaciones planteadas son acordes a derecho. La licencia fue tramitada por el promotor en una entidad colaboradora urbanística (ECU) que emitió su certificado de conformidad, que es equivalente al informe técnico. Pero ni el procedimiento queda exento del informe jurídico ni este puede ser emitido por una ECU en sustitución de la administración pública, la única que puede certificar la legalidad de cualquier actividad dentro de la ciudad de Madrid. Este mismo defecto podría estar presente en otros expedientes de las cocinas industriales. 

3. Las cocinas industriales son actividades molestas que generan perjuicios a los vecinos 

Otra de las conclusiones que se extraen de la sentencia es la necesidad de redactar un estudio ambiental con carácter previo a la implantación de cualquier cocina industrial. Los impactos negativos de la actividad- contaminación acústica, impacto en la movilidad, limpieza y residuos, humos y emisiones-, obligan a la Administración municipal a revisar a lo largo de la vida de la propia licencia las condiciones de partida en las que se han otorgado: el Ayuntamiento de Madrid debe vigilar las actuaciones molestas y velar por el interés público.  

Este supuesto sería de aplicación directa a todas las cocinas implantadas hasta el momento en la ciudad de Madrid y abre la puerta a la revisión de todas las licencias concedidas: José Calvo en Tetuán; Canillas y Suero de Quiñones en Chamartín; Felipe Fraile en Puente de Vallecas; San Bernardino en Centro; paseo Imperial en Arganzuela; Vizconde de Matamala en Salamanca… 

4. Más Madrid celebra la sentencia, que es un paso más para garantizar la calidad de vida de los ciudadanos 

Más Madrid se hizo eco desde el primer momento del malestar de los vecinos. En febrero de 2021 llevó al pleno de Cibeles una proposición para que el equipo de gobierno regulara las cocinas industriales. También propuso una moratoria para la implantación de las cocinas, así como una campaña de inspección para la revisión de todos los expedientes tramitados y en tramitación.  

A pesar de que la proposición no salió adelante, en julio de 2021 el Ayuntamiento anunció una primera regulación que se incorporaría a la modificación de la normativa del Plan General y que iba acompañada de una moratoria para la implantación de nuevas cocinas. Para Más Madrid, tanto la regulación como la moratoria eran insuficientes, ya que dejaban fuera parte de las zonas residenciales de la ciudad (las desarrolladas en norma zonal 9) y excluían de la regulación las cocinas ya implantadas. 

Justo la semana pasada la Junta de Gobierno aprobó  inicialmente la modificación puntual de la normativa del Plan General. El trabajo de movilización de los vecinos y de Más Madrid ha dado así sus primeros frutos, ya que la nueva propuesta avanza en la limitación de las cocinas industriales en la ciudad, sobre todo en la ampliación a zonas residenciales que estaban funcionando como efecto llamada, como el paseo Imperial.  

Sin embargo, queda mucho por hacer: reducir el número máximo de cocinas a cuatro en tejido residencial; limitar la implantación de las cocinas en el entorno de equipamientos sensibles; e incorporar un régimen transitorio para que las ya implantadas se adapten a la nueva regulación. Por eso, el grupo municipal de Más Madrid llevará una proposición al próximo pleno de junio para que se revisen todas las cocinas en funcionamiento y para que se endurezcan las condiciones previstas en el documento de aprobación inicial. / 

Menú