Más Madrid pide a Almeida que se posicione ante la reforma de la Ley del Suelo, que no cuenta con los ayuntamientos ni con el movimiento asociativo

  • La primera fuerza política de Madrid ya presentó alegaciones a principios de junio a la modificación, pidió su retirada e instó a la Comunidad a abrir un proceso de diálogo con los municipios, agentes sociales y la FRAVM
  • Para Más Madrid, dicho anteproyecto de ley ahonda en el desmantelamiento de los servicios públicos, va a generar una inseguridad jurídica innecesaria y se impone sobre la Administración local sin que ésta tenga la posibilidad de aportar sus conocimientos ni tiempo para adaptar sus recursos
  • La Comunidad quiere sustituir por declaraciones responsables las licencias urbanísticas para reactivar la actividad inmobiliaria. Pero para Más Madrid, las licencias no son un simple trámite, son la garantía de que la ciudad se construye respetando la legalidad vigente,

Madrid, 24 de junio de 2020

El grupo municipal de Más Madrid interperlará al equipo de Gobierno en el Pleno para que se posicione y diga si está a favor de la modificación de la Ley del Suelo que quiere tramitar la Comunidad de Madrid. Más Madrid ya presentó a principios de junio alegaciones al anteproyecto por el que se modifica la Ley 9/201, de 17 de julio, del Suelo de la Comunidad de Madrid y solicitó su retirada, así como la apertura de un proceso de diálogo con todos los actores implicados. 

Concretamente, la pregunta que va a plantear el edil de Más Madrid José Manuel Calvo en el Pleno de mañana jueves 25 de junio es: “¿Está el Ayuntamiento de Madrid de acuerdo con la decisión del Gobierno de la Comunidad de Madrid de tramitar por la vía de urgencia la modificación de la Ley 9/2001 de Suelo de Madrid sin contar con los ayuntamientos, ni con los agentes sociales y ni con la Federación Madrileña de Municipios?”

Alegaciones

A principios de junio, el grupo municipal mayoritario en la ciudad de Madrid presentaba sus alegaciones a dicha modificación de la Ley del Suelo, la única iniciativa legislativa del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso durante el estado de alarma, solicitando al Ejecutivo regional su retirada. Además, Más Madrid pedía que la Comunidad abriera un proceso de diálogo de diálogo con la participación de la Administración local, sindicatos y la FRAVM para buscar soluciones consensuadas y realistas en la tramitación de las licencias urbanísticas. 

El objetivo de la Comunidad es sustituir por declaraciones responsables las licencias urbanísticas en la mayoría de actos de transformación, construcción, edificación y uso del suelo, con el argumento de reactivar la actividad inmobiliaria en la región. Para Más Madrid, la forma escogida para su aprobación es la lectura única, lo que pretende impedir tanto el debate parlamentario como la presentación de enmiendas al texto.  

Las alegaciones que se presentaron incidían en que dicho anteproyecto de ley ahonda en el desmantelamiento de los servicios públicos, menoscabando su papel y echando mano de argumentos que la culpabilizan y la identifican con tramitaciones largas y engorrosas. Las licencias no son un mero papeleo que ha de hacer el ciudadano o el promotor frente a la administración. Son la garantía de que la ciudad se construye respetando la legalidad vigente, de que las actividades económicas o las futuras viviendas cuentan con todos los requisitos necesarios para poder ponerse en uso, que los derribos y las obras se van a realizar de acuerdo con la normativa ambiental y respetando el entorno natural y habitado.

La solución en la tramitación de licencias pasaría, a juicio del grupo municipal de Más Madrid, por reforzar, sobre todo, el papel de la administración dotándola de más personal y más medios. 

Por otro lado, el anteproyecto de ley se impone sobre la Administración local sin que ésta tenga ni siquiera la posibilidad de aportar sus conocimientos y sin darle tiempo para adaptar sus recursos. Y parece diseñado exprofeso para municipios de gran dimensión, como el de Madrid, ignorando la realidad existente en el conjunto de la comunidad autónoma.

Otra de las alegaciones presentadas hacía hincapié en que la modificación generará una inseguridad jurídica actualmente inexistente e innecesaria. Entre las nuevas declaraciones responsables hay casos especialmente problemáticos por las consecuencias que puede conllevar en el caso de que no se hayan ajustado al marco legal y urbanístico, por ejemplo las licencias de primera ocupación y las demoliciones. El límite mínimo que debería establecerse para requerir una licencia está en la facilidad de revertir la situación desde el punto de vista económico, físico y ambiental, social, etc. Y mantener a la administración como garantía de que lo que se adquiere es legal debe ser un principio insoslayable ya que, en caso contrario, los desmanes realizados recaerán sobre personas que no tienen porqué atesorar ni el conocimiento técnico ni legal para resolver dichos problemas. 

Manifiesto contra la reforma parcial de la Ley del Suelo

Más Madrid Comunidad de Madrid y Equo han firmado, junto a otras organizaciones y plataformas, el Manifiesto contra la reforma parcial de la Ley del Suelo, instando también a iniciar un proceso de diálogo y conseguir el mayor grado de acuerdo posible. Piden que se ponga en marcha un procedimiento participativo con los grupos parlamentarios y partidos políticos, los sindicatos, los colegios y asociaciones profesionales, la FRAVM y las entidades sociales interesadas, así como con los ayuntamientos, a través de la Federación Madrileña de Municipios, con el fin de consensuar un nuevo texto legal. /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú