Más Madrid pide el cese inmediato del concejal de Vivienda por su incapacidad para gestionar situaciones como la de Cañada Real

  • La primera fuerza política de la ciudad presentará mañana una moción de urgencia en el Pleno del Ayuntamiento motivada en la incapacidad de Álvaro González al frente del Área Delegada de Vivienda para gestionar situaciones tan delicadas como la que sufren 4.000 familias de la Cañada Real
  • Ante la terrible situación de una niña de tres años que vive en la Cañada, cuya enfermedad le obliga a depender de un respirador que podía verse afectado por las bajas temperaturas y, a pesar de las denuncias de la ONU y de las peticiones de ayuda de la familia al Ayuntamiento, Álvaro González ni respondió a la familia
  • Y, a pesar de lo pactado en los Acuerdos de la Villa y del decreto recientemente aprobado por el Gobierno paralizando los desahucios hasta el final del estado de alarma, la EMVS quiere expulsar de su vivienda a una familia de Lavapiés, con tres menores, el próximo 17 de febrero. González, además, ha responsabilizado a los residentes en de Peironcely, 10 del retraso del realojo, cuando no son propietarios del edificio y no pueden intervenir en el proceso para establecer el justiprecio de la expropiación

Madrid, 25 de enero de 2021


Más Madrid, primera fuerza política de la ciudad, pedirá mañana en el Pleno del Ayuntamiento la reprobación y el cese inmediato del concejal delegado de Vivienda, Álvaro González, por su incapacidad al frente del Área para gestionar situaciones tan delicadas como la que sufren 4.000 familias de la Cañada Real, y su política de desahucios y realojos en la capital en una situación climática y epidemiológica tan adversa. El grupo municipal ha presentado una moción de urgencia para que el Pleno apruebe su reprobación y el alcalde le cese en el cargo.

González “no es capaz de encontrar soluciones y, ni siquiera, se digna a responder y canalizar las demandas de los afectados que solicitan la intervención del Ayuntamiento. Cada día que este concejal permanece en el cargo está poniendo en riesgo la salud de las personas”. El ejemplo más reciente del comportamiento de González es la terrible situación de una niña de tres años que vive en la Cañada, con una enfermedad que le hace depender de un respirador (cuyo funcionamiento podía verse comprometido por las bajas temperaturas). A pesar de las peticiones de ayuda al Ayuntamiento por parte de la familia y de las denuncias de la propia ONU, ONG que trabajan en la zona y de los medios de comunicación, el concejal de Vivienda ni siquiera respondió a las cartas. 

Texto completo de la moción 

  • Los sectores 5 y 6 de la Cañada Real están sin suministro eléctrico desde el pasado 3 de octubre. Unos 4.000 habitantes, de los cuales 1.800 son niños y niñas, llevan casi cuatro meses sin luz, sin calefacción y sin agua caliente, situación que afecta directamente a la salud física y mental de toda la población y al derecho a la educación de la infancia. Ni la denuncia de las asociaciones y ONG tanto de las presentes en la zona como de otros ámbitos, ni las movilizaciones de sus habitantes, ni los requerimientos de las instituciones responsables de los derechos humanos, como el Defensor del Pueblo, ocho Relatores Especiales de Naciones Unidas o el Alto Comisionado para la Pobreza Extrema (ONU) han conseguido revertir la situación.

Han sido muchas las intoxicaciones por inhalación de humo, también las hospitalizaciones a causa de hipotermia y síntomas de congelación. Pero la situación se ha visto completamente desbordada con la llegada de la borrasca Filomena y la ola de frío que sucedió al temporal. 

El medio digital El Confidencial se ha hecho eco de la situación de una niña de tres años que vive en Cañada y que tiene una enfermedad que le obliga a depender de un respirador. Tanto algunas ONG presentes en la zona como el Comité de Derechos del Niño de la ONU habían solicitado a las autoridades municipales una vivienda para esta familia desde finales del año anterior. Su vida estaba en juego dado que las bajas temperaturas podían afectar al respirador, poniendo en serio riesgo la salud de la niña. Afortunadamente, la iniciativa de un particular, que ofreció una vivienda a la niña y a su familia, evitó un desenlace fatal.

Unos días después, concretamente el 22 de enero, hemos conocido por el mismo medio de comunicación que la solución a esta situación, parece que definitiva, ha llegado casi un mes después de la mano de otra administración, la Agencia de Vivienda Social, sin que el concejal delegado de vivienda del Ayuntamiento de Madrid, Álvaro González, ni su equipo se hayan dignado a contestar a las cartas y demandas recibidas.

El Pacto Regional por la Cañada Real Galiana del que forma parte el Ayuntamiento de Madrid obliga a González a adoptar medidas urgentes para salvaguardar la integridad, salubridad e integración de la población más desfavorecida, bajo el enfoque de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad y siguiendo las premisas establecidas en la Conferencia de Naciones Unidas sobre vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible Habitat III, además del compromiso de la Agenda 2030. 

Por si esto no fuera suficiente, el pasado miércoles 20 de enero estaba prevista la ejecución de un desahucio en una vivienda de la EMVS en Lavapiés, donde reside una mujer con tres hijos a su cargo, dos de ellos menores. A pesar de lo pactado en los Acuerdos de la Villa y del decreto recientemente aprobado por el Gobierno paralizando los desahucios hasta el final del estado de alarma, la EMVS plantea la expulsión de esta familia de su vivienda. El desahucio se aplazó al 17 de febrero.

Junto a esto, las recientes declaraciones del concejal delegado de Vivienda, culpando a las familias que residen en la histórica vivienda de la calle Peironcely, 10 -fotografiada por Robert Capa- a las que en la última Comisión de Desarrollo Urbano responsabilizó del retraso del realojo porque “discrepan en el precio de expropiación”, cuando las familias no son propietarias del histórico edificio y, por tanto, no pueden participar en el proceso para establecer el justiprecio. 

Todos estos asuntos demuestran la incapacidad del señor González al frente del Área Delegada de Vivienda para gestionar situaciones tan delicadas en una situación climática y epidemiológica tan adversa. No es capaz de encontrar soluciones y ni siquiera se digna a responder y canalizar las demandas de los afectados que solicitan la intervención del Ayuntamiento. Cada día que este concejal permanece en el cargo está poniendo en riesgo la salud de las personas. Antes la situación de emergencia actual, y entendiendo que en cualquier momento puede suceder algo similar a lo relatado planteamos esta moción de urgencia para:

Proponer la reprobación de Álvaro González López como concejal al cargo del área delegada de vivienda y su inmediato cese por parte del alcalde, D. José Luis Martínez-Almeida, responsable último tanto de su nombramiento como de las consecuencias derivadas de su incapacidad de gestión. /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú