Más Madrid propone ‘Cocinas Comunitarias’, un proyecto para usar las cocinas de colegios y centros públicos

  • El grupo municipal de Más Madrid propone la utilización de cocinas de los centros públicos de Madrid para la elaboración de menús saludables para niños y niñas con becas.
  • “Cocinas Comunitarias es un proyecto viable, saludable y sostenible para tender la alimentación de niñas y niños de Madrid”, ha subrayado la portavoz de medios, Rita Maestre.
  • Más Madrid defiende la utilización de recursos públicos como las cocinas de los centros escolares, centros de mayores, etc, que están actualmente cerradas y pueden preparar menús infantiles saludables y con alimentos de cercanía.
Audio de la concejala Carolina Pulido sobre C’ocinas Comunitarias’.
Comedor de un centro escolar madrileño.
Comedor de un centro escolar madrileño.

Madrid, 21 de abril de 2020

Alimentación sostenible: el Pacto de Milán y la Estrategia Alimentaria 2018-2020

El 15 de octubre de 2015 el Ayuntamiento de Madrid firmó, junto con más de 100 ciudades de todo el mundo, el Pacto de Política Alimentaria Urbana de Milán, el primer protocolo internacional en materia alimentaria impulsado desde el ámbito municipal. Este pacto compromete a las ciudades signatarias a “trabajar para desarrollar sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, resilientes, seguros y diversificados, para asegurar comida sana y accesible a todos”. 

En cumplimiento del Pacto de Milán, el 1 de marzo de 2018 la Junta de Gobierno aprobó la Estrategia Alimentaria Sostenible y Saludable de Madrid 2018-2020, uno de cuyos ejes es, precisamente garantizar al acceso a una alimentación suficiente y saludable a la población madrileña. 

De acuerdo al Estudio sobre las necesidades sociales en la ciudad de Madrid elaborado por el Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo en 2016, más de la mitad de los hogares de la ciudad de Madrid tiene problemas para llegar a fin de mes, y el 28% se encuentra en riesgo de pobreza. En este contexto, la provisión de alimentos a través de los servicios públicos es una de las formas básicas para asegurar el acceso a una alimentación sana y suficiente a toda la población. En el ámbito municipal destacan los servicios sociales destinados a la población más vulnerable, entre ellos, las niñas y niños de familias en riesgo de exclusión.  

En 2017, en Madrid, había 252 centros públicos de primaria y secundaria, a los que hay que sumar más de 60 escuelas infantiles, Muchas de esas niñas y niños son perceptoras de becas de comedor, gracias a las cuales acceden al menos, a una comida completa. 

Durante el tiempo que ha durado el confinamiento las familias perceptoras de becas de comedor en los centros escolares dependientes de la Comunidad de Madrid han recibido menús elaborados por Telepizza y Rodilla. Tal y como denunció el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas el 18 de marzo, el menú ofrecido por ambas empresas contraviene las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Escuela de Hostelería de Santa Eugenia

El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, ha destinado la Escuela de Hostelería de Santa Eugenia para elaborar 10.000 menús diarios destinados a familias desfavorecidas y los servicios sociales de los distritos han habilitado otras soluciones (reparto de comida a domicilio a través de empresas de catering, etc.) sin solución de homogeneidad, dando lugar a situaciones dispares en función del distrito en el que se resida. Sin embargo, que las becas comedor se interrumpen durante los meses de verano. 

A la vista de la prolongación del estado de confinamiento, Más Madrid entiende que la cobertura de una alimentación suficiente y saludable para todas las familias vulnerables debe ser uno de los objetivos prioritarios del Ayuntamiento de Madrid y propone que se diseñe una respuesta que garantice la igualdad en el acceso a ese derecho, independientemente del distrito en que se viva.

Comedores Comunitarios

Por todo ello y en la misma línea con la apertura de la Escuela de Hostelería de Santa Eugenia, Más Madrid propone abrir comedores comunitarios aprovechado la existencia de cocinas industriales ubicadas en espacios municipales (escuelas infantiles, centros de mayores, colegios, etc.) para ofrecer alimentación saludable a los y las niñas con becas de comedor y a las familias vulnerables y en exclusión social. La propuesta tiene su origen en la que ha diseñado la asociación Menjadors ecologics, con la que ha entrado en contacto Más Madrid tal y como ha declarado Rita Maestre, portavoz en medios de Más Madrid, “nos hacemos eco de la propuesta que plantea la asociación Menjadors Ecològics, a partir de las cocinas comunitarias municipales, con posibilidad de  ofrecer un menú de lunes a viernes a niñas y niños becados hasta el próximo curso escolar 2020-21 con alimentos locales”.

Esta propuesta se basa en el modelo y la experiencia de las cocinas saludables y sostenibles,  que ya existen en ciudades como Copenhague, Atenas, México DF, Belo Horizonte (Brasil), etc. Se basa en ofrecer menús más variados y equilibrados, aumentando el consumo de verduras de temporada, cereales integrales, legumbres, etc. procedentes de productores y comercios de proximidad. Además, se propone iniciar esta propuesta en los distritos y ámbitos más vulnerables de acuerdo al índice de vulnerabilidad. 

Tal y como ha destacado la portavoz de medios, Rita Maestre, “una cocina comunitaria genera economía local, compra directa a productores y productoras locales”. En el contexto actual los pequeños productores y productoras tienen los circuitos de comercialización limitados o parados, principalmente aquellos que abastecen a las escuelas públicas, ahora están cerradas, no hay consumo y parte de estos alimentos se están y se seguirán desperdiciando hasta septiembre.

Carolina Pulido, Concejala de Villaverde de  Más Madrid ha señalado que “a todas estas ventajas se añade el hecho de que, como se ha visto en esta crisis, el de la alimentación es un sector estratégico y vital para la población y en este modelo de cocinas comunitarias se desarrollaría la ocupación y formación de cocineros y ayudantes. Ahora la mayoría de los contratos de servicio de comedor se han cancelado, el personal colectividad está en el paro por 5 meses, si la empresa tiene un ERTE cobran el 70% de su sueldo. Las cocinas comunitarias pueden generar ocupación con la contratación de cocineros y ayudante. Estamos hablamos de ofrecer trabajo y formación a un personal estratégico para nuestro sistema alimentario”.

Frente al modelo que la Comunidad de Madrid está empleando para ofrecer menús a estas familias despachado con los contratos de Telepizza o la tarjeta monedero, que están muy lejos de una alimentación equilibrada y adecuada, Más Madrid propone que en el Ayuntamiento de Madrid se haga uso de estas infraestructuras de cocinas públicas que permitan la elaboración de menús saludables y sostenibles y el acceso a una dieta saludable para niñas y niños. Siguiendo con este modelo, la Comunidad ha firmado un acuerdo con el Atleti, una empresa privada, en vez de hacer uso de los recursos públicos. “Miles de niñas y niños de Madrid llevan semanas comiendo fast food porque Ayuso cerró las cocinas escolares. Hoy, foto y firma con el Atleti para usar su cocina. No podemos entender que la presidenta  de la Comunidad recurra a recursos privados cuando en Madrid existen cientos de infraestructuras de cocinas pýblicas actualmente cerradas” ha querido denunciar Pulido. 

Más Madrid se ha mostrado siempre contraria a esta la gestión de los menús infantiles a través de los fast food Rodilla y Telepizza, postura compartida con la FAPA Giner de los Ríos  que ayer puso una demanda administrativa contra la Consejería de Educación basada en un informe elaborado por nutricionistas

Además, la propuesta de Más Madrid contempla la necesidad de cubrir varios momentos de la situación actual: el actual confinamiento, la desescalada y la vuelta a la normalidad en el momento de crisis económica.

La propuesta cocinas comunitarias puede ofrecer menús saludables y sostenibles en los meses de verano; de junio a agosto. Se contempla que en mayo es posible arrancar algunas cocinas comunitarias piloto para luego aumentar en verano, ya que los niños y niñas no van a volver a la escuela hasta septiembre, pero los padres se incorporarán antes a su trabajo y probablemente con las vacaciones disfrutadas, las cocinas comunitarias en las escuelas públicas también se pueden ampliar a escuelas comunitarias para responder a otra necesidad social estratégica en momentos de crisis económica.

En cuanto a su funcionamiento, se contempla que cada barrio puede tener su cocina comunitaria que ofrecerían un servicio a los niños y niñas con beca para recoger cada 3/5 días de forma organizada y segura, posteriormente, en función de las necesidades sociales estas cocinas también pueden, por ejemplo, preparar menús para personas mayores./

3 Comentarios. Dejar nuevo

  • Francisca Ramírez Moya
    21/04/2020 19:16

    Me quedo en este último apartado y es fundamental una comida saludable también para los mayores. Vigilar las cocinas y comidas de las residencias. Situación para ellas actualmente patéticas en lo sanitario y ¿ alimentarias???

    Responder
  • Ramón Pulido
    21/04/2020 20:47

    Me parece una propuesta muy positiva, tanto desde el punto de vista nutricional como social.

    Responder
  • José Luis Rubio Andrea
    22/04/2020 19:34

    Me parece muy conveniente que se haga uso de las cocinas de los centros educativos y de esa manera tendremos a los menores atendidos y bien alimentados no sólo con hamburguesas y pizzas

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú