fbpx


Más Madrid reclama ambición y compromiso por la calidad del aire

  • La concejala de Más Madrid, Esther Gómez, ha lamentado que las principales enmiendas de calado de este grupo a la Ordenanza de Calidad del Aire hayan sido rechazadas.
  • Para Más Madrid si se aprueba tal y como está actualmente, habremos perdido una oportunidad importante para tener una ciudad más saludable y sostenible.

El grupo municipal de Más Madrid ha lamentado que el gobierno municipal haya rechazado hoy en Comisión las principales enmiendas presentadas por este grupo a la Ordenanza de calidad del Aire. 

En este sentido, la concejala Esther Gómez ha denunciado que la ordenanza, tal y como está planteada en estos momentos, “se queda muy corta para los objetivos que nos teníamos que estar marcando. El PP no parece dispuesto a aceptar enmiendas relevantes de Más Madrid como la de promover la creación de espacios especialmente protegidos frente a la contaminación en los entornos de los centros educativos, o en la evaluación de proyectos municipales que podrían resultar contaminantes como los marcoparking, por lo que estamos perdiendo una gran oportunidad para promover una ciudad más saludable y sostenible”. 

Además, para Gómez, “esta ordenanza también debería abordar asuntos importantes como las cocinas industriales que están provocando graves problemas en muchos barrios de Madrid o  poner fin a la incineración de residuos en la ciudad” 

Más Madrid ha presentado un total de 25 enmiendas, de las que se han aprobado ocho, tres de ellas transaccionadas. El resto, que se volverá a debatir en el pleno, contenía asuntos relevantes y fundamentales. 

En resumen  las enmiendas rechazadas se centran en: 

  • Necesidad de un informe sobre impacto del tráfico generado sobre la calidad del aire para evaluar proyectos que pueden comprometer los objetivos de mejora de la calidad del aire y la consecución de compromisos de reducción de emisiones, como aparcamientos, carreteras, etcétera. Un ejemplo de estos proyectos son los macroaparcamientos. 
  • Creación de la figura de “espacios especialmente protegidos frente a la contaminación” en los entornos de centros educativos y de salud para aplicar medidas permanentes o temporales de mejora de la calidad del aire. 
  • Establecimiento de calendarios para el uso de sistemas de climatización, poniendo el fin de las calderas de gasoil en 2030, estableciendo la prohibición de instalar nuevas calderas de biomasa y limitando el uso de estufas exteriores solo a las de tecnología eléctrica a partir de 2025. 
  • Aumento de las exigencias ambientales en edificios nuevos y rehabilitaciones: al menos estar alineado con el proyecto de reforma del Código Técnico de Edificios en aspectos como el número de puntos de recarga eléctrica, aparcamientos para bicicletas o la calificación energética de los edificios. 
  • Limitaciones a las cocinas industriales en edificios residenciales para evitar su expansión por la ciudad y evitar problemas a los vecinos: a través de cambios en las consideraciones del nivel de riesgo y el espacio destinado a las cocinas respecto al local. 
  • Se plantea un horizonte de fin de incineración de residuos en 2025 con el objetivo de eliminar la emisión de metales pesados y otros contaminantes peligrosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú