Más Madrid respalda al Samur Social y exige una mejora del servicio adaptado a las necesidades actuales

  • “La ciudad de Madrid vive una situación de emergencia social”, denuncia el grupo municipal, que apoya la huelga de 24 horas del Samur Social para reclamar mejoras en el servicio. Con las condiciones actuales no pueden atender las necesidades reales
  • El Gobierno de Almeida y Villacís ha prorrogado el contrato para la prestación del servicio de Samur Social el máximo permitido, dos años, sin adaptarlo a las nuevas necesidades materiales y económicas, ni a la realidad social de la capital
  • Durante el mandato anterior, a pesar de reclamar al Gobierno central la asunción de sus competencias, “nunca dejamos de atender a las personas y nunca ningún menor durmió en la calle”
Trabajadores colocando una pancarta durante la huelga de Sámur Social.

El grupo municipal de Más Madrid ha expresado su apoyo a las reivindicaciones de las trabajadoras y trabajadores del Samur Social, cuyo comité de empresa ha convocado para hoy una huelga de 24 horas para reclamar mejoras en el servicio. La capital vive en estos momentos una situación de emergencia social, con familias, menores y personas adultas durmiendo desde hace meses en la puerta del Samur Social (carrera de San Francisco, 10). Este aumento de la demanda de ayuda -subraya Más Madrid- se une que el Gobierno municipal ha prorrogado recientemente el contrato para la prestación del servicio del Samur Social sin adaptarlo a las nuevas necesidades y a la realidad social de la ciudad de Madrid. 

A la concentración frente a la sede del Samur Social han asistido las ediles María Pilar Sánchez y Estrella Sánchez y los concejales Javier Barbero y Nacho Murgui.

Cada día desde hace meses, decenas de familias y personas adultas, muchas solicitantes de protección internacional que acaban de llegar a España, acuden al Samur Social en busca de acogida, ya que no tienen recursos. Tras esperar durante horas en la calle, muchas de estas personas, entre ellas niñas y niños pequeños, reciben como respuesta que los espacios de acogida municipales están llenos, y son los vecinos del barrio y las parroquias los que están prestando su ayuda.

Ante esta problemática y con un contrato que no responde ni material ni económicamente a la realidad social, las trabajadoras y trabajadores del Samur Social no pueden atender las necesidades actuales. 

Situación contrato servicio Samur Social

En 2016 se estableció un contrato para el Samur Social para tres años. El 31 de octubre de 2019 finalizaba este contrato y había que renovarlo o prorrogarlo. La Junta de Gobierno del pasado 5 de septiembre aprobó la prórroga del contrato de servicios para la gestión del Samur Social para la atención de emergencias sociales y personas sin hogar por lo que queda de año hasta un máximo de 24 meses (la prórroga más larga que permitía el contrato), pero sin modificar condiciones ni tener en cuenta las necesidades actuales. 

Concretamente, se autorizó el gasto plurianual de 14,4 millones de euros entre el 1 de noviembre de 2019 y el 31 de octubre de 2021, repartidos en las siguientes cantidades:   600.405 euros hasta el 31 de diciembre de este año; 7,2 millones con cargo al ejercicio 2020; y 6,6 millones con cargo al ejercicio 2021. 

Más Madrid (de haber seguido gobernando) pensaba ir a una prórroga corta para elaborar un pliego nuevo que recogiera las necesidades actuales y la reforma del modelo de Samur Social, incluida la integración en un nuevo modelo de alojamiento alternativo que estaba diseñado. 

Sin embargo, el actual equipo de Gobierno ha decidido ir a la prórroga más larga que le permitía el contrato, dos años, pese a que se han incrementado las necesidades. La prórroga supone ampliar el plazo del contrato con los mismos medios y precios que las anualidades anteriores, con precios de 2016 para una realidad de 2016, en lugar de afrontar que la realidad es otra y que los medios que se necesitan son mayores. Las condiciones del contrato, una vez prorrogado, no se pueden modificar.

Samur Social necesita un incremento de plazas que estaba diseñado por la antigua dirección de Integración Comunitaria y del que la Dirección General de Obras era conocedora: se dejó elaborado un nuevo plan inversiones, que incluía entre otras pasar de 30 a 80 plazas en CEMUS (Centro de Apoyo de Emergencias Sociales), nuevos contratos para San Roque y Valdelatas, un proyecto en Montecarmelo y el uso de Francos Rodríguez como centro multiusos con una parte importante para alojamiento. Y, todo ello, adaptando el Samur Social a la nueva realidad. 

Reclamar pero sin dejar de atender

Durante el anterior mandato reclamamos también que el Gobierno central asumiera sus responsabilidades, pero no dejamos de atender a las persona y, por supuesto, nunca dejamos que ningún menor durmiera en la calle. 

Creamos más de 400 plazas estables para solicitantes de protección internacional mientras esperaban a ser atendidos por el sistema de acogida del Ministerio. El nuevo equipo no ha creado ninguna y en su lugar ofrece emplazamientos no aptos para que el Ministerio se lleve a las personas que ocupan plaza en dispositivos municipales. Mientras tanto han prorrogado un contrato de SAMUR Social que es claramente insuficiente, demostrando una clara incapacidad de gestión.

El programa para integración comunitaria y emergencia social en 2019 alcanzó los 42,5 millones de euros. En 2020, concretamente la parte destinada a atención a la inmigración disminuye en más de dos millones de euros. 

Consolidación y ampliación recursos 

En el anterior mandato se consolidó y amplió la Red de Atención a Personas sin Hogar, incrementando el número de equipos de calle de 16 a 18. Y los recursos humanos que integran esta red aumentaron en unos 170 profesionales en los seis centros que hay y se puso en funcionamiento un nuevo Centro de Día para personas sin hogar (calle Geranios, 26) con 35 plazas y 20 plazas de pensión; se implementó la oferta de alternativas habitacionales para Personas sin Hogar a través de los Programas Housing First con un total de 175 viviendas (100 conveniadas con la EMVS y 75 mediante contrato de servicios) y Housing Led, con 10 pisos compartidos y 90 plazas de pensiones; y se amplió la oferta de pensiones en la Campaña Municipal contra el Frío, pasando de 6.500 a 13.500 estancias por campaña.

Precisamente, la huelga de hoy coincide con el inicio de la Campaña contra el Frío, que no incrementa nada los recursos respecto a la anterior. 

En el ámbito de la emergencia social crecieron las plazas disponibles para la atención básica de alojamiento y manutención, con la apertura de la Unidad de Estancias Breves en la calle Hermanos Álvarez Quintero, duplicando la plazas de 20 a 40; y del CEMUS con 30 plazas más. Casi se duplicó el presupuesto ejecutado en la concesión de ayudas económicas ante situaciones de emergencia pasando, aproximadamente, de 500.000 euros en 2015 a 900.000 euros en 2018.

Concretamente, en materia de actuaciones de emergencia social con personas solicitantes de protección internacional, en 2018 se habilitaron 340 plazas (Francos Rodríguez, Pinar de San José y Alternativo de Villa de Vallecas) y se atendieron a unas 1.300 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú