Para que exista un mañana

Por Jazmín Beirak, portavoz de Cultura de Más Madrid en la Asamblea.

Vecino en la ventana durante el confinamiento. Foto de Bruno Thevenin.
Vecino en la ventana durante el confinamiento. Foto de Bruno Thevenin.

El sector cultural profesional no pide privilegios, ni tratos de favor, ni quiere beneficiarse de recursos detraídos de otros sectores. La demanda más inmediata es simplemente que los trabajadores de la cultura puedan acceder a las medidas en materia de protección profesional que recientemente se han puesto en marcha. Desde municipios del Estado, como Sevilla o Barcelona, la especificidad del sector cultural se ha teniendo en cuenta a la hora de elaborar los planes de apoyo, sin embargo, desde otros gobiernos como el de España o el de la Comunidad de Madrid, las medidas adoptadas son ineficaces para el sector. La razón es sencilla: el carácter intermitente de la actividad cultural impide el cumplimiento de los requisitos y condiciones exigidas para acogerse a los subsidios y prestaciones aprobadas

Los trabajadores culturales suelen alternar trabajos breves, contratos de obra y servicio y colaboraciones puntuales, por eso apenas profesionales pueden acogerse a las medidas puestas en marcha. El trato dado a los trabajadores de la cultura debe atender a la especificidad de su situación, no puede diluirse en el borroso paraguas de “medidas generales” que supuestamente ampara al resto de las actividades profesionales porque esto no sirve.De esto se fue muy consciente en la legislatura pasada cuando, en el marco de la Subcomisión del Estatuto del Artista del Congreso, los partidos políticos aprobaron, por unanimidad, un informe compuesto por un número importante de medidas que recogían adaptaciones legislativas necesarias en términos fiscales y laborales para hacer sostenible el trabajo cultural. Sin embargo, en esta situación de emergencia, lo que entonces aprendieron aquellos partidos hoy lo han olvidado, incluso, en algunos casos, quienes fueron protagonistas de aquella experiencia.

Continúa leyendo este artículo en Huffington Post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú