Un parking en el Retiro: vuelve el Madrid de los noventa

Jorge García Castaño, concejal del Ayuntamiento de Madrid y portavoz de la Comisión de Hacienda y Personal, Economía, Empleo e Innovación.

La decisión del gobierno de Almeida de construir un parking de 1.000 plazas al lado del Retiro ha provocado un interesante debate en la ciudad. El gobierno lo ha querido plantear poco menos que como una actuación en favor de la movilidad sostenible, resaltando la importancia de la ampliación de aceras en la actuación y sin aclarar cuántas plazas de aparcamiento de rotación se crearán realmente. Tampoco se ha explicado por qué invertir en un parking en esta zona y no otros que seguramente son mucho más necesarios.

Quede claro que no parto de una posición esencialista sobre los aparcamientos subterráneos y, además, en este caso todavía no conocemos muchas cosas sobre el proyecto. Hay barrios de Madrid como Batán, Puerta del Ángel, el casco viejo de Usera, buena parte de Carabanchel y otros fuera de la M-30 que necesitan algo de aparcamiento subterráneo para residentes para poder actuar de forma contundente en superficie ampliando aceras, peatonalizando o introduciendo plataforma única, garantizando la accesibilidad universal e introduciendo arbolado. Son mejoras del espacio público que van a suprimir muchas plazas en superficie que necesitarán sustituirse, en parte, por subterráneas y sobre todo ordenando el aparcamiento a través de zonas de aparcamiento vecinal o incluso de zona ser.

Continúa leyendo este artículo en Cuarto Poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú